martes, 9 de junio de 2009

El Bueno, El Malo Y El Raro, tallarín Western

El cine coreano se viene destacando en los últimos años como una potencia emergente en el mercado asiático. Su industria ha sido capaz de tratar de tú a tú a gigantes asiáticos de la industria del cine como son la industria japonesa y las producciones de Hong Kong. Es curioso que incluso las grandes producciones americanas evitan estrenarse en el país asiático a la vez que las coreanas, ya que estas arrasan en taquilla y su cuota de pantalla es muy superior a la del cine extranjero que se proyecta. En los últimos años y al cobijo del éxito en su propio país han aparecido gran cantidad de realizadores, actores y actrices que han traspasado sus propias fronteras y han puesto a la cinematografía coreana en la cresta de la ola. Dentro de la industria coreana se pueden distinguir dos vertientes, una enfocada al cine mas intimista y de autor con ejemplos como Ki-Duk Kim, Lee Chang-dong o Hong Sang Soo y otro con un enfoque más comercial aunque no exento de calidad donde destacan realizadores como Park Chan-wook, Bong Joon-Ho o Kim Ji-woon.
De este último realizador he visto su ultima película El bueno, el malo y el raro del 2008, una especie de Western asiático inspirado en la gran obra del italiano Sergio Leone El bueno, el feo y el malo de 1966.
La cinta nos cuenta las andanzas de tres personajes antagónicos en busca de un tesoro enterrado en la Manchuria de los años 30. No solo ellos van detrás de él, sino que bandas de forajidos y el ejército japonés se interpondrán en su búsqueda. La película de Kim Ji-woon cuenta con tres de las mas cotizadas estrellas del cine coreano en los papeles protagonistas como son Lee Byung-hun en el papel del malo, Song Kang-ho en el del raro y Jung Woo-sung en el del bueno. Se trata de una historia trepidante, llena de escenas de acción magistralmente realizadas, con unos efectos especiales a la antigua usanza, osea sin trucos de ordenador. La fotografía está tratada de forma luminosa, sacando todo el partido a los espectaculares paisajes desérticos de Manchuria. El guión, aun siendo lo más flojo del filme, no desentona con el resto aunque en determinados momentos resulte algo complicado de seguir.
Se trata de una buena película de entretenimiento, con una gran calidad en su realización y que demuestra que el cine coreano sigue en plena forma y llegando con facilidad a los gustos del público.

The Good The Bad The Weird (2008) Final Trailer

 
Web Analytics