viernes, 23 de octubre de 2009

Billy Bragg en el Euskalduna (Bilbao) "I Dreamed I Saw Billy Bragg Last Night"

Billy Bragg es uno de los folk singers europeos más reputados de los últimos veinticinco años. Desde su álbum debut Life’s A Riot With Spy Vs Spy ha venido desarrollando una carrera constante y fructífera. Ya desde sus comienzos, Bragg ha estado muy comprometido con el movimiento obrero y las políticas de izquierdas, recogiendo en sus propias palabras el espíritu rebelde y de conciencia social de Woody Guthrie o Pete Seeger. En la gira de presentación de su último álbum, titulado Mr. Love & Justice y editado en 2008, nos ha visitado por estas tierras ofreciéndonos un recital en Bilbao.
Nos congregamos en la sala A-1 del Palacio Euskalduna alrededor de 500 personas, para una capacidad de más de 600. No está mal para los tiempos que corren. Sin duda, la proliferación de artistas que giran en directo y la crisis en general, han provocado un descenso en la asistencia a espectáculos musicales. Los 11 euros de la entrada eran un buen reclamo para los que tienen que racionar su presupuesto. No sé si que las entradas tengan esos precios populares será por deseo del propio músico, ciertamente iría con su filosofía. En todo caso, es de agradecer que se pueda asistir a un concierto de un artista de nivel a esos precios. Como suele ser habitual en este recinto, Bragg salió a escena prácticamente a la hora programada, las ocho y media de la noche. Acompañado de su Fender Telecaster comenzó el show con To Have and To Have Not de su primer disco, un clásico cargado de energía punk y soflamas contra el sistema. Le siguieron Farm Boy, Greetings To The New Brunette, The Warmest Room y un largo etcétera hasta completar una hora y tres cuartos de concierto, alternando clásicos y nuevos temas, algunos de ellos en formato acústico. Por supuesto, no faltaron los monólogos entre canción y canción que ayudaban a acortar distancias y a hacer un mayor proselitismo de sus ideas si cabe. No faltaron comentarios a sus inicios en la música cuando apenas tenía 19 años, a la pertenecía desde muy joven a grupos de movimientos antifascistas, a la situación económica actual, cargando contra banqueros y dirigentes políticos o hablando con ironía sobre sus primos del otro lado del charco. La barrera idiomática pudo ser un obstáculo para los que no entendieran el inglés, pudiendo ser la causa de que el público se enfriase algo entre tema y tema. En todo caso, Bragg intentó hacerse entender alejándose de su acento cockney y procurando utilizar un vocabulario sencillo sin llegar a ser de Sesame Street. El show termino con su hit A New England, intentado que el público entonase el estribillo con más voluntad que acierto.


Este, fue en mi opinión, el paso del gran Billy Bragg por Bilbao, un cantautor (maldita palabra) que bebe más de la fuente de The Clash que de la de Bob Dylan y que con sus letras pretende ser un trovador comprometido como lo fueron Guthrie, Och o su bien amado Strummer. Un artista que intenta remover conciencias a base de buena música y actitud rockera, algo sin duda necesario en estos tiempos que corren.

8 comentarios:

antonilópez dijo...

Me hubiese gustado a rabiar estar allí en tu tierra, para presenciar a ese concierto, pero ya sabes... de momento, no es podible. Yo tambien estoy aprendiendo un guevo con tu blog. Nos vemos pronto amigacho. ¿Vale?... un saludo

borja dijo...

Pues yo tuve la suerte de estar en el concierto con nuestro blogero favorito. La verdad es que nunca habia escuchado nada de Billy Bragg y ni si quiera hace el tipo de musica que mas me gusta, pero el tio es un pedazo de artista y consiguio que la hora y cuarenta y cinco minutos de concierto se pasaran rapido. No se si me gustaron mas sus canciones o los cortes que hacia entre ellas para 'predicar' sus ideas y contar historias. Un tio con mucha lavia y mucho sentido del humor, merecio la pena estar alli.

Il Cavaliere dijo...

Aqui uno que no le tiene mucho cariño al amigo Billy. Pero la culpa es mia, tengo el gusto en el c*l* y así como que no.

De todas formas, paisano, buena crónica. Y a muy buen precio nada menos que en el Euskalduna. Un sitio que va camino de ser el colmo de todo lo repijo. Es una vergüenza los precios nada populares que suelen ofertar.

Un abrazo paisano

Joxemiel dijo...

El aprendizaje es mutuo amigo antoni ya lo sabes...seguro que hubieras disfrutado del concierto...
Amigo Borja estoy al 100% de acuerdo con tu comentario, sin duda mereció la pena estar allí no solo por Billy sino por estar rodeado de buenos amigos...
De gusto en el culo nada paisano, te sigo y sé que no es así...como comentaba antes Borja, sin ser el bueno de Bragg nuestro músico preferido pasamos una buena velada y mereció la pena asistir...Lo del Euskalduna es una pasada, los precios son abusivos normalmente. Todavía me duelen los 70 euracos de Ry Cooder & Cia...y eso que me gusto mucho el show...pero 70 euros son 70 euros!!!!!
De todas formas aquí normalmente lo precios son bastante caros en general...ver a Leonard Cohen en Zaragoza creo que era 20 euros más barato que en el BEC...

Muchas gracias por vuestros comentarios y un saludo a los tres.

Il Cavaliere dijo...

Ya sabes. Somos de Bilbao y tenemos que demostrarlo. A costa de lo que sea!.Aunque sea con el precio de los bolos por las nubes.

Lo gracioso del caso es que la Ópera empieza a venir a unos precios de risa, cuando antes era todo lo contrario.

En fín, quien lo entienda que lo compre.jajaja

Un abrazo

Joxemiel dijo...

Tienes toda la razón, pagamos hasta por respirar por estas tierras...
El caso de la opera lo desconozco pero llegará el momento que los conciertos de rock bajen el precio, ya que la gente pasara en moto de acudir a tanto evento...ya se empieza a notar de hecho...para el concierto de Murphy del otro día no hubiera encontrado entrada en taquilla no hace mucho tiempo...

Saludos.

WOOD dijo...

Interesantísimo articulo. Como te conté en tu otro blog, solo tenia de Billy Bragg el "talking...". Despues de leerte me agencié el "life's a riot...". Me mola eso de que beba tanto de Strummer, seguro que así remueve más conciencias. Abrazo, Joxemiel.

Joxemiel dijo...

Es un gran artista Billy...lo de revolver conciencias lo veo difícil...sobre todo a la cantidad de gente que es capaz de llegar y que le puedan entender...pero hay que seguir en la trinchera supongo...

Saludos

 
Web Analytics