viernes, 27 de noviembre de 2009

Lady Dottie & The Diamond + Lord Bishop en el centro cultural de Antza, Donostia

Querría en este post terminar la crónica del último concierto al que asistí la semana pasada, el de Lady Dottie & The Diamonds junto con Lord Bishop de telonero. Lo cierto es que Lady Dottie & The Diamonds acaban de terminar su gira por España rodeados de una gran expectación y me gustaría aportar mi granito de arena sobre lo que vi ese día. Lady Dottie es una mujer negra de 66 años que no es una nobel en el mundo de la música. Desde muy pequeña fue una vigorosa cantante de góspel en su Alabama natal y continuó una carrera musical como corista con artistas como Kool and the Gang, The Rolling Stones, Muddy Waters, Ray Charles, Chuck Berry, Ike & Tina Turner, Little Richard, Sam Cooke o AC/DC. Desde el 2008 su carrera ha vuelto a cobrar un protagonismo inusitado debido a un grupo de jovenzuelos de San Diego que la han adoptado para su combo de Blues, Soul y R&B. Como bolo final de despedida por Europa se presentaban en el Centro Cultural Altza de Donostia. Junto con ellos actuaba Lord Bishop, un rockero de la gran manzana aficionado al blues rock, la psicodelia y el sexo, todo a partes iguales. Con unos precios populares, siete euros en taquilla y cinco anticipada, y con semejante cartel nos decidimos a abandonar por unas horas nuestra Bizkaia maitea para salvar los algo más de cien kilómetros que nos separaban de la sala del barrio de Altza. No fue nada fácil encontrar el lugar exacto de la sala, yendo por un galimatías de calles y preguntando a algún transeúnte conseguimos llegar con más fortuna de la esperada. Nunca había estado en este recinto y lo cierto es que me lleve una grata sorpresa. Parece que el ayuntamiento se pone las pilas en cuanto a la equipación de los espacios culturales que se hayan diseminados por toda la ciudad. Había estado hace un tiempo en otro garito parecido, pero esa vez en el barrio de Eguia, viendo a Devendra Banhart y mi impresión volvió a ser excelente. Se trata de una sala bastante grande, con techos altos y perfectamente preparada tanto para acoger conciertos como obras de teatro etc. Había también una pequeña barra con bebidas a precios casi de supermercado y algún bocadillo que echarse al diente.



En primer lugar salió como era de esperar el rockero de Nueva York Lord Bishop. En forma de power trío empezaron a descargar sus efluvios hard rockeros, con tintes psicodélicos al todavía escaso personal que allí se encontraba. La música de la terna sonaba a Hendrix por los cuatro costados y a todo ese blues rock proveniente de finales de los sesenta a principios de los setenta. En un show de una hora y cuarto, Lord Bishop nos proporcionó momentos interesantes junto con otros menos inspirados. La base rítmica del trío estuvo bastante bien de hecho, pero ni la voz de Lord Bishop ni su forma de tocar las seis cuerdas me emocionaron demasiado, si acaso un leve golpeteo del pie sobre el suelo a ritmo de la música con acompañamiento de cuello y cabeza asintiendo de manera tímida. Incluso he decir que se me hizo un poco largo el bolo, la incapacidad de afinar en condiciones sus guitarras sin tener que meterse en el backstage incluso me exasperaron un poco. Lo mejor fue quizás el entusiasmo que derrochaba este gigantón de dos metros y ciento no sé cuantos kilos. Se movía con bastante agilidad sobre el escenario, saltando de forma compulsiva cuando entraba en trance rockero. A veces me recordaba en su graciosa arrogancia y en su sentido del espectáculo a Mario Van Peebles en el Sargento de Hierro, aquel padrino del blues, rey del rock, cuñado del soul, hermano del funky y no sé cuantos títulos más. Un concierto curioso y entretenido a ratos, que calentó al personal con su entusiasmo.



Lo de Lady Dottie & The Diamonds fue harina de otro costal. En cuanto salieron al escenario y comenzaron su primer tema sabíamos que algo bueno se iba a cocer en aquella sala. A pesar de comenzar con un sonido mejorable, la banda sonó compactada y contundente, sin confundir los decibelios y la distorsión con la caña rockera. En estos conciertos de bajo presupuesto en el que se monta el escenario de cero y no hay pruebas de sonido, las primeras canciones suelen ser las que sufren las correcciones de sonido pertinentes, por lo que según el show fue avanzando la banda sonó cada vez mejor. La voz de Miss Dottie pareció en buena forma y si bien no está para muchas piruetas sobre el escenario, parece que le queda cuerda para rato. En su repertorio se mezclan los clásicos del blues, soul y r&b con las composiciones propias, sonando todos a la vieja usanza, como a los buenos aficionados al género les gusta. Sin duda hubo un punto de inflexión dentro del show y este fue cuando aparecieron a mitad de concierto los problemas de sonido con la guitarra de Nathan Beale. Estaba usando una Telecaster amarilla con un amplificador Fender de los antiguos y lo cierto es que apenas se le oía. Ni siquiera en los solos, donde Beale demostró que se trataba de un hacha excelente, la guitarra sobresalía demasiado del resto. Al final el amplificador dijo basta y se lo sustituyeron por el que usó Lord Bishop, un cabezal Orange con pantalla de la misma marca inglesa que sonaba como un autentico cañón. A partir de este momento Nathan se empezó a sentir más cómodo y el show aumento considerablemente su número de quilates. Es innegable que la banda se batió el cobre sobre el escenario, ofreciéndonos, envueltos en sudor, una colección de clásicos del rock y del r&b que hizo las delicias de los allí presentes. No hace falta ni siquiera poner un setlist de lo que allí sonó, tan solo deciros que Lady Dottie & The Diamonds son una máquina de hacer buena música en directo. Quisiera mencionar que aparte de Miss Dottie y Beale, actuaron Stephen Rey al bajo, Richard "T-Bone" Larson a la batería y un excelente Joey Guevara al piano. Después de asistir a bolos como este dan ganas de cantar aquello que decían los Who:

Long live rock, I need it every night, Long live rock, come on and join the line, Long live rock, be it dead or alive


9 comentarios:

Blue Monday dijo...

Esa tía es grande, muy grande. Hoy va de tías grandes, jajaja. Se ve que los disfrutaste a tope y que mereció la pena.
Abrazos desde la cueva.

Joxemiel dijo...

Mereció la pena compañero Blue Monday...con artistas así da gusto salir de la cueva...gracias por pasarte por aquí y comentar...

Saludos.

El rey lagarto dijo...

Es una pena porque paso hace poco por Valencia y yo trabajaba de noches. Me molaria vivir de las rentas para poder hacer lo que me salga del collons pero no puede ser.

Lo que digo siempre, otra vez sera... Y van.

Joxemiel dijo...

Tranquilo lagartija, seguro que volverán en breve... al final vives de las rentas...de las que te da tu trabajo ;)

Saludos.

TSI-NA-PAH dijo...

Muy buena pinta tiene estas dos bandas y foemidable cronica.Da gusto ir a bolos,cuando salen tan redondos,sala,precio,band,etc...
Saludos

ROCKLAND dijo...

¡¡Qué buenos son, eh!! Ella está fantástica pero Nathan es un hacha de cojones. ¿Tocaron "Mother" de Danzig? En abril volverá con su banda Dirty Sweet y con varias fechas.
Lord bishop no los conozco pero tienen muy buena pinta.

Joxemiel dijo...

Amigo Tsi-Na-Pah, sobre todo Lady Dottie, no te los pierdas la proxima vez...qe buena es la musica en directo verdad???..gracias por tu comentario.

Rockland, es un guitarrista magnifico al que habrá que seguir...no recuerdo ese tema, creo que no lo tocaron aunque tampoco te lo podría asegurar...aunque hicieron un Proud Mary, un Shake Your Money Maker, un Have Love, Will travel y un Walkin' The dog que se cagó la perra!!!! Gracias por comentar amigo...

Saludos a los dos!!!

paulamule dijo...

Muy buen bolo el de Lady Dottie a pesar de la pandilla de subnormales que llenaban la sala.
salud.

Joxemiel dijo...

Amiga Paula, de gilis está el mundo lleno...
Gracias por tu comentario y saludos!!!!

 
Web Analytics