lunes, 28 de septiembre de 2009

Mariani, los comienzos de Eric Johnson

Los primeros pasos dados por un artista suelen ser una de las cosas que más interesan a sus fans. En muchos casos esos datos no solo sirven como mero referente de su carrera, sino que también proporcionan las anécdotas que forjan su leyenda. Además se pueden descubrir nuevas formaciones y grupos seminales en los que militaron las grandes figuras. No es de extrañar entonces que también encontremos grandes canciones en singles o álbumes que no tuvieron demasiada repercusión. En la industria musical, como se ha demostrado en tantas de ocasiones, no importa tanto la calidad del producto, como la promoción, la oportunidad, la visión del ejecutivo de turno o la propia suerte. Esas primeras obras pueden quedar sepultadas por el peso del éxito posterior y convertirse en material para los coleccionistas más audaces. Se suele dar el caso, sobre todo desde la aparición del formato CD y las nuevas tecnologías, que arrastrado por el éxito del artista o grupo en cuestión, se reediten esos primeros trabajos en forma de bonus tracks y rarezas dentro de una profusa caja de varios discos o bien como el álbum original. Hoy os quiero hablar de Mariani, un conjunto de blues-rock en el que realizó sus primeros riffs como músico profesional el guitar hero Eric Johnson.


La historia de Mariani se empieza a gestar en la pequeña discográfica tejana Sonobeat Records allá por 1969. Este pequeño sello, nacido pocos años antes al amparo de la primera emisora en los Estados Unidos que emitió un programa de rock en FM, la KAZZ de Austin, andaba a la caza de un nuevo artista para intentar repetir el éxito logrado por Johnny Winter en 1968. El albino de Beaumont había realizado su primer trabajo, The Progressive Blues Experiment, con Sonobeat pero al año siguiente firmó con Columbia un contrato discográfico. Sonobeat a su vez había vendido los derechos del álbum a Liberty Records, no participando de este modo del éxito logrado por el disco que alcanzó el puesto 49 en el Billboard. Bill Josey, uno de los dueños de Sonobeat, contactó con el afamado batería Vince Mariani que se encontraba de regreso a Austin después de grabar como músico de estudio con diversas bandas. El talento de Vince Mariani era reconocido, incluso había optado al puesto de batería de Jimi Hendrix junto con Buddy Miles. Sonobeat le contrató y realizó un single en el que Vince realizaba solamente solos de batería. Parece ser que algún disco de estas características había tenido éxito en esos años, pero este sin embargo apenas tuvo repercusión. Aún así, Sonobeat quiso aprovechar el talento y el carisma de Vince Mariani para crear a su alrededor un grupo de blues rock. Para el puesto de guitarrista el propio Vince Mariani propuso a un chico de 15 años que conocía en la ciudad, llamado Eric Johnson. Después de una prueba en el estudio, el imberbe Johnson quedó contratado como hacha del grupo al dejar asombrados a todos con su manera de tocar las seis cuerdas. Completó el trío un bajista local de buena reputación llamado Bob Trenchard. A finales de 1969 empezaron a ensayar y a planificar lo que sería su primer trabajo. Antes de eso, Bill Josey propuso grabar una maqueta con un par de temas instrumentales para comprobar como sonaba la banda. A pesar de que el resultado fue del agrado de todos, el bajista Bob Trenchard abandona la formación. Rápidamente fue sustituido por el bajista y cantante Jay Podolnick y comenzaron a preparar lo que sería su primer single. A principios de 1970 grabaron dicho single bajo el nombre ya de Mariani pero no fue recibido con demasiado entusiasmo ni por la crítica ni por los Dj de las emisoras locales. Pese a esto Sonobeat siguió confiando en las posibilidades de Vince Mariani y Eric Johnson por lo que decidieron cambiar de nuevo al bajista y añadir un nuevo vocalista. Se incorporaron a la banda Jimmy Bullock en el bajo y Bill Wilson a las voces y comenzaron de nuevo los ensayos. Poco tiempo después y vistos los resultados, Sonobeat decidió grabar un álbum con el grupo. En busca de un sonido potente y limpio, se les ocurrió la idea de realizar la grabación de la mayoría de los temas al aire libre por lo que alquilaron una granja a las afueras de Austin y trasladaron allí todo el equipo necesario. De nuevo en el estudio se realizaron las mezclas y se escogieron las mejores tomas. También se les ocurrió añadir pequeños cortes instrumentales de jazz entre tema y tema, usar multitud de efectos y ecualizaciones además de agregar nuevas voces de distintos vocalistas de bandas locales. Todo esto trajo como resultado el álbum titulado Perpetuum Mobile que supuso un desafío para un pequeño sello como Sonobeat. Finalmente todos quedaron satisfechos con el resultado, por lo que el sello decidió imprimir cien vinilos del álbum empaquetados en una funda blanca de cartón, para que fueran distribuidos entre las grandes compañías de discos, críticos, radios y los propios miembros del grupo. El pequeño sello trató por todos los medios de vender el máster a una compañía multinacional mientras la banda empezaba a promocionar sus canciones tocando en directo por todo el estado. sin embargo, nadie quiso adquirir los másteres del disco y Sonobeat decidió abandonar el proyecto de editar el álbum comercialmente. La banda, por todo ello, decidió disolverse. Cada uno de sus miembros continuó su carrera por otros derroteros, siendo Eric Johnson el que alcanzaría posteriormente el estrellato como afamado guitarrista. Con el paso del tiempo, la italiana Akarma Records, especializada en la reedición de álbumes inéditos, consiguió el máster original y editó una reedición del disco en 2001 con los singles como bonus tracks y una nueva portada. Hay que decir que antes de esta circunstancia, el álbum había ido adquiriendo una buena reputación desde el punto de vista musical como un buen ejemplo de potente sonido blues rock influenciado por Hendrix o formaciones en esa onda y era una pieza cotizada para los coleccionistas.


Mariani fue la primera banda de Eric Johnson y posiblemente así sea recordada la mayoría de las ocasiones. Pero Mariani también significó la lucha de un pequeño sello discográfico por sacar adelante un proyecto aunando el talento de varios músicos. Sin Eric Johnson no hubiéramos llegado a Mariani, sin Mariani no hubiéramos conocido al sello Sonobeat y por lo tanto nos hubiéramos perdido una porción diminuta pero importante de la historia del rock.

*Si te interesa escuchar este disco se puede conseguir aquí:
Part 1
Part 2

Fisrt song (1970) Track 1



Second song (1970) Track 3



Third song (1970) Track 5


Fourth song (1970) Track 7


Baby, I Want To Sing The Blues And Get There (1970) Bonus Track 12


Lord, I Just Can't Help Myself (1970) Bonus Track 14


*Fuente del enlace: http://blazplavi-guitarmusic.blogspot.com/2008/01/mariani-perpetuum-mobile-1970.html

6 comentarios:

TSI-NA-PAH dijo...

Como siempre ,sacando perlas a la luz,un trabajo digno de los mas grandes antropologos.Gracias por estos tremendos post que te curras.
saludos

El rey lagarto dijo...

Pues este lo desconocía dentro de mi coleccion de mi genero predilecto. He puesto a rular la mula... Con un par de zanahorias de cebo!

Como el 99% de las veces, genial post! Pero no te acostumbres eh

Joxemiel dijo...

Siempre hay una gran cantidad de joyas escondidas que merecen ser encontradas, ¿no os parece?...
Gracias por vuestros comentarios.

Saludos.

Ryoga dijo...

Muy buen post,te lo curras mucho.me ha gustado tu blog asi que ya me pasare más veces

Ringo dijo...

Coincido con los compañeros anteriores, eres un arqueologo de la web. Aplausos.

Ringo dixit.

P.D.: Tenía solo quince tacos!!!!

Joxemiel dijo...

Gracias Ryoga por visitarme,lo mismo te digo... por aquí andaremos...
Gracias Ringo, yo creo que para eso escribimos y leemos blogs, para aprender un poco más unos de otros y sobre todo divertirnos con lo que más nos gusta...

Gracias por vuestros comentarios.

Saludos.

 
Web Analytics