viernes, 18 de septiembre de 2009

Desde el BEC, la magia de Leonard Cohen

Es extraña la sensación que te invade cuando estás en presencia de un mito. No importa de quién se trate o en qué disciplina sea un maestro, creo que siempre te acompaña la misma emoción. Tampoco creo que sepa cómo explicarlo, reconozco los sentimientos pero no me vienen las palabras. Por decirlo de alguna manera sería una mezcla de ilusión, inquietud y entusiasmo. ¿Alguien conoce la palabra exacta que incluya en su significado la suma de las anteriores?, yo no. Creo que me voy a tomar la licencia de inventarme una, una para intentar expresar lo que sentí ayer en el BEC de Barakaldo cuando asistí al recital del legendario Leonard Cohen, ILUSINQUIASMO.
Admito que no soy un gran conocedor de la obra del músico, poeta y novelista canadiense. Por supuesto conozco la mayoría de sus temas más célebres, incluso poseo alguno de sus discos, pero no me siento capacitado para desgranar una por una las canciones que nos ofreció ayer el señor Cohen. Sí me siento facultado para relataros mis impresiones y las emociones que ayer me asaltaron. Desde que se anunció el concierto, había decidido ir y no ir varias veces. El precio elevado de las entradas y la indecisión que se tiene cuando el artista en cuestión nunca ha sido de tus predilectos, hacían desplazar la balanza a favor del no. Por otro lado, la extraordinaria ocasión de ver en directo a uno de los artistas más significativos del pasado siglo ejercía de contrapeso en favor del sí. Como en las mejores películas de suspense, el desenlace se produjo en el último instante: una localidad adquirida poco más de una hora antes del recital. Las entradas eran numeradas, por lo que tuve que ver el show solo ya que mis amigos tenían sus localidades a pocas filas del escenario desde hacía tiempo. Yo me tuve que conformar con una de las gradas laterales a unos 30 metros del escenario a,unque eso tuvo la ventaja de no distraer mi atención de nada que no fuera el propio evento. Había leído que el señor Cohen estaba ofreciendo shows que sobrepasaban las tres horas de duración. No voy a negar que esto me parecía un hándicap. Tres horas solo, viendo a un artista del que tenía serias dudas sobre “su capacidad” para cautivarme durante tanto tiempo. Sin duda hay veces en que se cumple el dicho de que cuando menos te lo esperas salta la liebre. Ayer la liebre no salto, voló sobre el recinto del BEC Bilbao Arena. Estoy seguro de que la emoción es contagiosa y creo que eso me pasó ayer. Las miles de personas que allí se encontraban tenían en sus caras signos claros de excitación, seguramente por ver cumplido el sueño de presenciar en directo a uno de sus iconos. Yo también empecé a contagiarme de la misma emoción cuando Leonard Cohen salió al escenario en una cerrada ovación, se me puso la carne de gallina, ya veis, la primera en la frente del escéptico.

Y todo habría sido más emocionante si cabe, si la mayor parte del público hubiera accedido a su asiento a la hora indicada. Durante las primeras canciones la gente seguía entrando al recinto, debido quizás a las enormes colas que se formaron en el acceso. A partir de aquí, solo recuerdo que el gran Leonard me fue cautivando con su música y su poesía. Con una banda inigualable, con un sonido impecable aunque algo bajo al principio, y un juego de luces maravilloso, el pequeño hombre de setenta y cinco años demostró porqué sigue siendo una leyenda de la cultura popular. Un recital que comenzó en un punto altísimo y que no hizo más que ir subiendo en emoción y destreza. El show se dividió en dos partes, una primera impresionante y una segunda sublime. Veinte minutos de descanso para que al público le diera tiempo a digerir tantos sentimientos juntos, una pequeña tregua que nos ofreció el señor Cohen con indulgencia. En algunos momentos sentí algo que raras veces me ha ocurrido en un concierto, tener la sensación de que el artista está actuando solo para mí, creando un vínculo en exclusividad tan frágil como placentero. Sonaron Suzanne, Bird on the Wire, The Partisan, Suzanne, Hallelujah, I'm Your Man, Ain't No Cure For Love, Take This Waltz, First We Take Manhattan y muchas más, con un resplandor arrebatador. La voz del poeta seguía en plena forma, una voz solemne pero a la vez cercana, que traspasó los corazones de los que allí nos encontrábamos. Leonard se movía por todo el escenario con la soltura de un bailarín, haciendo reverencias a sus músicos y dramatizando cada canción con la dosis prefecta de afectación.

Después de más de tres horas y no sé cuantos bises, Leonard Cohen agradeció a cada miembro de su extenso equipo el haber hecho posible otra vez el milagro, la comunión entre artista y público. Puede ser que el recital de ayer no provoque que a partir de ahora me sumerja en profundidad en la música del señor Cohen, sin embargo, lo recordaré siempre como uno de los grandes conciertos de mi vida.

16 comentarios:

Anónimo dijo...

Hey Josemi, ayer te quejabas de que nunca comentábamos tus posts...pues nada voy a ser la primera.
Yo estoy totalmente de acuerdo contigo: al principio con él ya en el escenario y la gente hablando e intentando buscar su asiento pensé que no iba a acabar entrando en el concierto pero luego todo fuen in crescendo hasta el éxtasis total...yo la única pega (si es que puede haber alguna) es que era un recinto demasiado grande para un concierto tan intimista y no llegué a tener la sensación esa que tu dices y que otras veces sí que he tenido de estar sola con él, pero bueno puede que en un teatro o algo parecido no hubieramos podido comprar entradas y ahora no lo estaríamos contando, pero hubiera sido la hostia!
En fin todo eso...cuando tengamos cincuenta años pondremos 3 conciertos en la punta de la pirámide y uno de ellos será el de Leonard Cohen.
p.d: a ver si ahora se como se publica esto...
Amaiueee.

El rey lagarto dijo...

Es una figura que nunca me ha llamado la atención y de momento no creo que lo haga... Pero por otro lado me hubiera gustado estar en ese concierto para poder experimentar todas esas sensaciones que describes... Me alegro de que lo vivieras así y de que no lo hagas ver!

Il Cavaliere dijo...

Bravo por tí. Muy duro leer esto para los que nos tuvimos que quedar haciendo otras cosas.

La lista de clásicos que sonaron es de infarto.

Felicidades, tio. Por haber visto algo irrepetible.
Y por haberlo contado también, y tan bien.

Saludos

Joxemiel dijo...

Amaiueeeeee ya era hora...

Gran concierto el del viejuno ayer eh????...bueno quizás me he dejado llevar un poco por la emoción del momento en mi artículo...jejejeje, pero es verdad que fue una noche inolvidable. Ya verás como nos quedan muchas de estas!!!!!!! joder y este año te perdiste a los Crowes en el azkena!!!! ;)
Rey, Cohen quizás no sea tu estilo, pero seguro que si te detienes en el un poco vas a sacar grandes cosas. Lo de verle en directo es recomendable 100%...
Cavaliere con lo cerca que estaba de ti este evento...otra vez será. Joder, rondaron los 30 temas ayer, y todos clásicos!!!!!!
¿quien ofrece hoy en día 3 horas de música en directo? creo que solo Springsteen...pero no tiene 75 años!!!!!!
Gracias por vuestros comentarios.

Saludos.

Joserra Rodrigo dijo...

Buenas vibraciones...Cohen juega en la Liga Divina!!!! Gracias por no dejarme sólo en reseñar esta experiencia religiosa...saludo y te pongo de blog amigo de la misma.

Òscar Roig i Carrera dijo...

Los 75 los hará este próximo lunes en Barcelona, espero que sea un concierto muy especial. Yo sí soy muy fan de Cohen y lo espero con muchas ganas, allá estaré. Caramba, tres horas de concierto, el dvd "Live in London" "sólo" dura dos horas y media...
En fin, supongo que yo también contaré en mi bloc que me ha parecido. Ojalá que me guste tanto como a ti.
Salutacions!

txinomandinga dijo...

Me ha encantado leer tu post, que por otro lado no sabía si terminarlo...pero tiooo...me has enganchado por la emoción de tus palabras...ya me hubiera gustado estar por ahí, pa disfrutarlo. gran post...si señor!!

TSI-NA-PAH dijo...

Alegria y envidia me da tu post,alegria por ekl placer que has tenido que saborear y que siempre tendras en tu mente ,y envidia por no haber podido ir por el simple echo de no tener la pasta para este concierto este mes.memorable ha tenido que ser y eso si que es Grande.
saludos amigo

Joxemiel dijo...

Una gran experiencia ver a este hombre...no se si por lo inesperado o porque fue la ostia, este va a ser un concierto que recordaré siempre...Fue algo parecido a ver a Jerry Lee en el Rock Star, a la emoción me refiero porque musicalmente el concierto estuvo muy, muy lastrado por su estado físico. Sería bonito un post para que la peña dijera los tres mejores conciertos de su vida, o algo así...saldrían cosas interesantes...

Saludos.

Anónimo dijo...

eh tú....no hacía falta que publicaras que me perdí a los Robinsón bros.
que bastante me jode ya, sin que me lo recuerden...por cierto será una casualidad que al entrar en el blog a leer tu comentario de los Crowes estuviera escuchando el shake your money maker?? tendrémos telepatía???
Menos mal que no se nos desmayó a nosotros en "Bird on a wire" creo que no lo hubiera superado en mi puta vida.
Bueno josemiueee stamox!!!
p.d:¿Sabes que Nick Cave acaba de publicar su segunda novela en GlobalRythm?. A mí la primera me gustó a pesar de que no tuviera muy buena acogida.

Ringo dijo...

No soy un gran seguidor de este hombre. Sin embargo, sus grandes clásicos me encantan. Encima parece ser que el tío lo deja todo en el directo (en Valencia tuvo desmayos). Chapeau.
Ringo dixit.

Joxemiel dijo...

Amaiueeeeeeeeeeeee, siento publicar ese desliz que tuviste con los Crowes. Si se llega a desmayar Len en el BEC os tenemos que llevar a los dos al hospital de Cruces...jeejjejeje.
No sabía lo de tu amigo Cave, no he leído tampoco la primera, solo he visto la peli The Proposition de donde realizaba el guión...una peli bastante chula por cierto...
Byeeeeeeeeee amaiueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
Ringo merece muy mucho la pena ver a este tío en directo, todo un espectáculo...

Saludos.

CatzLock dijo...

Algo me dice que jamás tendré la oportunidad de ver a este grande en directo (creo que nunca ha venido a México, por cierto), a pesar de que es una de las figuras que más respeto; no sólo como músico, sino también como poeta (tengo algunos de sus libros).

Saludos!
Catz

Joxemiel dijo...

Espero que tengas la oportunidad, seguro que no te decepcionará...
Gracias por tu visita...

Saludos.

paulamule dijo...

Muy buena crónica. No me creerás si te digo que el otro día te escribí aquí mismo un comentario y se me fue la conexión del ordenador. Me puse a hacer otras cosas y hasta ahora.
En fin, que has tenido suerte no como otros que nos quedaremos con las ganas.
Salud.

Joxemiel dijo...

Paulamule, según se encontraba de aspecto este hombre, no me atrevería a decir que pueeda ser esta la última oportunidad de disfrutar de su música en directo.
Gracias por visitarme y por tus comentarios.

Saludos.

 
Web Analytics