martes, 7 de julio de 2009

Pelham, Uno, Dos, Tres. Cine policíaco de los 70

Los años setenta fueron una década en el que cundió el desencanto en la sociedad occidental. La resaca de los felices sesenta empezaba a tomar forma. Las flores del movimiento contra-cultural empezaron a marchitarse. El recrudecimiento de la guerra del Vietnam, el aislamiento del bloque comunista, la crisis económica derivada los problemas energéticos, teniendo al petróleo como mayor exponente, y los escándalos políticos marcaron los acontecimientos sociales. Las drogas lisérgicas y psicotrópicas dieron paso a la heroína y cocaína. El cine y la música no fueron ajenos a dichos cambios. En la música nacieron nuevos estilos y aptitudes. El rock se endurece y se vuelve más experimental, la música soul se vuelve urbana con el funky, el pop se mezcla con la electrónica y nace la música disco y el punk intenta destruir todo lo anterior. En el cine triunfan películas de catástrofes que pretenden arrasar con la raza humana. El western se termina de desmitificar a base de violencia y ralentí. Se intensifica el cine denuncia y el mensaje político se sitúa por encima del valor cinematográfico en muchos casos. El cine negro también se transforma y crece un subgénero denominado cine policíaco. En el cine policíaco nacen sagas como las de Harry el sucio, French Connection o Shaft y una gran cantidad de filmes que retratan la delincuencia en las grandes ciudades. La corrupción política y policial, las mafias y los traficantes de drogas, la prostitución y los asesinos en serie son el caldo de cultivo de filmes duros y violentos rodados de manera realista. Un exponente claro de este tipo de cine es la película Pelham, Uno, Dos, Tres de 1974 (The Taking of Pelham One Two Three). Se trata esta, de una mezcla de cine de catástrofes dentro de una trama policíaca, lo que la singulariza del resto.
Pelham, Uno, Dos, Tres nos cuenta la historia del secuestro de un tren en el metro de Nueva York por una banda organizada de criminales. La exigencia de estos, es la entrega de un millón de dolares en el plazo máximo de una hora. Sino es así, irán ejecutando a los rehenes uno a uno hasta que se les entregue el dinero. La seguridad del metro y la policía de Nueva York se encargarán de negociar con los secuestradores para evitar la tragedia.
La película fue dirigida por Joseph Sargent, un reputado director proveniente de la televisión como muchos directores por esa época. Esta película se convirtió sin ninguna duda en la mejor de su carrera dirigiéndola con buen pulso narrativo, como corresponde a una cinta de sus características. En el filme destacan su acción trepidante y su trama bien dispuesta. Culpa de esto la tiene el excelente montaje que realizó Gerald Greenberg y el milimétrico guión que compuso Peter Stone, basado en el bestseller del mismo titulo scrito por John Godey. La cinta también cuenta con una excelente banda sonora de David Shire y una sobresaliente fotografía de las entrañas del suburbano de Owen Roizman. Los actores son una lista de grandes interpretes de la época como Walter Matthau, Robert Shaw, Martin Balsam o Hector Elizondo, perfectoscada uno en sus papeles.
Pelham, Uno, Dos, Tres es un ejemplo de cine de los setenta del que muchos directores actuales son deudores. El más claro homenaje lo hace Tarantino cuando en Reservoir Dogs pone a sus personajes seudónimos con los colores. En Pelham, Uno, Dos, Tres los cuatro secuestradores utilizan los motes de señor azul, señor gris, señor marrón y señor verde. Está previsto el estreno este verano de un remake realizado por Tony Scott e interpretado por Denzel Washington y John Travolta. Tengo dudas que puedan superar esta estupenda película, pero en el cine todo es posible, ¿no?.


The Taking Of Pelham One Two Three - Trailer (1974)

 
Web Analytics