jueves, 23 de julio de 2009

Deliverance, de John Boorman

Como comentaba en artículos anteriores que trataban sobre películas realizadas en los años setenta, en esta década se producen cambios considerables en la forma de hacer cine, sobre todo en el cine norteamericano. Aparte de la revisión de géneros como el western o la aparición del cine de catástrofes, se crean nuevas corrientes narrativas empeñadas en eliminar clichés establecidos por el cine de Hollywood. De esta forma aparecen filmes que revisan iconos del cine como son Robin Hood en la maravillosa Robin y Marian (Robin and Marian, 1976), Bufalo Bill en Buffalo Bill y Los Indios (Buffalo Bill and the Indians, or Sitting Bull's History Lesson, 1976) o el general Custer en Pequeño Gran Hombre (Little Big Man, 1970). John Boorman con su película Deliverance, aquí titulada Defensa (1972), quiere acabar con el mito de la naturaleza como lugar idílico y redentor del hombre civilizado de una forma brutal y sin concesiones.
La cinta nos cuenta la aventura que sufren cuatro hombres de ciudad durante un fin de semana realizando el descenso en canoa de un río que va a ser modificado por la construcción de una presa. Tras un encuentro traumático con dos lugareños, su travesía idílica se convertirá en una tragedia a medida que vayan descendiendo por los rápidos del río.
Boorman nos presenta unos personajes bien definidos que van evolucionando durante toda la cinta a medida que los hechos van pasando. El drama que se cierne sobre ellos les hará tomar decisiones que les marcarán para el resto de sus días. La relación de los cuatro compañeros con la naturaleza pasará de ser una agradable aventura de fin de semana a convertirse en una lucha por su supervivencia. Es interesante el retrato que hace Boorman sobre los lugareños, tratándolos como un elemento más del paisaje, tan salvaje y agreste como lo puedan ser los propios rápidos del río. Para esto Boorman utilizó actores no profesionales de la misma zona donde se desarrolla la acción, lo que le da un realismo necesario según está planteada la película. La forma de hablar, de vestir y las malformaciones físicas que sufren algunos de ellos, quizás por una cierta endogamia en las costumbres, son elementos indispensables para dar sentido a todo ese estallido de violencia. Ya desde las primeras escenas Boorman enfrenta a la sociedad urbanita contra la sociedad rural siendo esto el preludio de que algo nada bueno va a ocurrir. Las escenas de acción están rodadas de una forma magistral y toda la película tiene un ritmo trepidante. A pesar de su extrema violencia, esta no es gratuita y se encuentra en armonía con todo el filme. El guión lo firma el autor de la novela en la que se basa, James Dickey. La cinta cuenta con una excelente fotografía de Vilmos Zsigmond donde se recrean los espectaculares paisajes de los Apalaches y del río Chattooga. La banda sonora está sembrada de temas Bluegrass interpretados por Eric Weissberg. Los actores principales están todos magníficos, empezando por Jon Voight, Burt Reynolds, Ned Beatty y Ronny Cox. Permanecen en la retina la famosa escena del duelo de banjos interpretado por Ronny Cox y Billy Redden o una escena de una violación que posee una violencia extrema interpretada por Ned Beatty.
Deliverance es una película dura y áspera que marcó un camino por el que han seguido muchos filmes posteriores. Una cinta que nos muestra la incapacidad del hombre moderno contra la naturaleza salvaje y un estallido brutal de violencia que ya nos anticipaba Sam Peckinpah en su gran filme Perros de Paja.

Deliverance 1972 Trailer



Escena de Dueling Banjos en Deliverance 1972

 
Web Analytics