lunes, 8 de junio de 2009

Social Distorsion y Sex Museum

El sábado día 6 actuaron en la sala Rockstar de Barakaldo el grupo norteamericano Social Distorsion y el combo madrileño Sex Museum. También actuaba en primer lugar el cuarteto sueco The Durango Riot pero no tuve ocasión de verlos ya que llegue más tarde a la sala, otra vez será. La entrada del concierto costaba unos 30 euros anticipada. Tal como andan los precios de los bolos ultimamente y por ver tres grupos, me pareció un precio razonable. Accedí a la sala con el show de Sex Museum ya comenzado, tan solo me perdí un par de canciones. Los madrileños son uno de mis grupos de rock favoritos y en directo me parecen la mejor banda de rock del estado. Son un grupo con una gran experiencia ya que comenzaron su andadura allá por el 1985 como una banda de garaje y psicodelia. Han madurado su sonido hasta posiciones mas hard rock de los setenta, con ciertos toques de rock industrial, pero siguen manteniendo la esencia garajera y psicodélica del principio. De su formación original se mantienen los hermanos Pardo, Miguel y Fernando, y Marta Ruiz, aunque cabe destacar que tanto Javier Lozano "Loza" como Javi Vacas llevan ya varios años en el grupo. El concierto que ofrecieron, como siempre, fue impecable. Siempre que les veo, y van ya un puñado de veces, nunca me decepcionan. Tienen un sonido y una actitud realmente apabullante sobre el escenario. No solo funcionan sus propias canciones, tienen un muy buen repertorio recopilado en todos estos años, sino que realizan unas versiones excelentes. En este concierto en concreto realizaron una gran versión del tema de los Beasty Boys Fight ForYour Right que hizo botar al todo el personal allí congregado. Otro gran show de Sex Museum al que asisto. Y van...
Como plato fuerte, a continuación actuaba Social Distorsion, uno de los exponentes del punk rock californiano desde finales de los setenta. Su cantante y guitarrista Mike Ness es el único integrante original que continua en el grupo. Los de O.C despacharon su punk rock con tintes de hardcore melódico a la multitud que casi llenaba la sala. La concurrencia se puso a bailar y a cantar sus canciones y el grupo se metió a la gente en el bolsill.. Tocaron la mayor parte de sus temas más conocidos, incluyendo la versión Ring of fire de Johnny Cash. El grupo ofreció un sonido potente y conjuntado en una sala en la que sonar mal es más difícil que hacerlo bien. El concierto duro aproximadamente hora y media, bises incluidos. El público se quedó con ganas de más, pero en la sala rockstar suelen ser bastante estrictos con los horarios, ya que después suele haber sesiones de baile y fiestas en la discoteca.
En definitiva, un par de buenos conciertos, a los que asistí el sábado por la noche. Sex Museum en su linea habitual de directos potentes e intensos y Social Distorsion con un show fresco y divertido.
 
Web Analytics